viernes, 16 de noviembre de 2012

LAMENTABLES FOTOS DEL CIRCO COLISEO EN SAMIL.NO A LOS CIRCOS CON ANIMALES.POR FAVOR DIFUNDID

Circo Coliseo en VIGO instalado en el APARCAMIENTO DE LA PLAYA SAMIL.

ESTO ES LO QUE SE PUEDE VER DESDE LA CARRETERA.


 
 
 
DOS LEONES,DOS TRIGRES Y UN OSO,ENJAULADOS EN UN TRAILER PEGADO A LA TAQUILLA DEL CIRCO,AL LADO DE LA CARRETERA EN SAMIL.

VIDEO CIRCO COLISEO.
http://www.youtube.com/watch?v=yRfp40Rdn94

FOTOS DEL CIRCO COLISEO.

 
 

 
 
DEJA TUS COMENTARIOS EN SU FACEBOOK.
https://www.facebook.com/pages/PROYECTOGATO/54794127433#!/CircoColiseo?fref=ts

VIVEIRO VETA EL CIRCO CON ANIMALES.
http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2012/11/02/viveiro-veta-circo-animales/0003_201211G2P14991.htm

LA OSCURA REALIDAD DE LOS CIRCOS.

Los espectáculos realizados con los animales no son graciosos para ellos. Los zoológicos, circos y acuarios pierden su encanto cuando son analizados en profundidad. Robados de sus hogares en bosques y océanos, encadenados, enjaulados y forzados a realizar confusos, absurdos y a veces dolorosos actos, los animales son habitualmente entrenados mediante el uso de látigos y picanas eléctricas, la privación de alimentos y golpes. Para los animales, los circos representan una pesadilla especialmente difícil de tolerar.
Si bien algunos niños sueñan con algún día escaparse de sus casas para unirse al circo, es probable que la mayoría de los animales que son forzados a actuar en circos sueñen con algún día escaparse de ellos. El colorido espectáculo disimula el hecho de que los animales utilizados en circos son sólo prisioneros forzados a realizar actos antinaturales y generalmente dolorosos. Los circos perderían rápidamente su atractivo si los detalles sobre el trato, confinamiento, adiestramiento y "retiro" de los animales fueran ampliamente conocidos.

Sin dinero no hay diversión

Hay una gran cantidad de circos que no tiene mucho dinero, y como resultado de ello, los animales que utilizan generalmente reciben un cuidado inapropiado. Los animales, la mayoría de los cuales son bastante grandes y naturalmente activos, son forzados a pasar la mayor parte de sus vidas en pequeñas jaulas utilizadas para su transporte, y se les permite salir de ellas sólo por períodos cortos cuando tienen que actuar. La Ley Federal sobre el Bienestar del Animal (AWA, por sus siglas en inglés) requiere simplemente que los animales tengan suficiente espacio para pararse y voltearse cuando están encerrados, y aún estas mínimas regulaciones son ignoradas a diario. En sólo un período de dos años, los circos Ringling Bros. y Barnum & Bailey fueron citados por 65 violaciones a la AWA.


Un defensor de animales que trabajó en forma encubierta en un circo ambulante se sorprendió de que el circo era con frecuencia incapaz de proveer suficiente agua para los animales. Es posible que tal compañía visite 150 ciudades por año, y el suministro de agua limpia no se encuentra rápidamente disponible en cada lugar. Como resultado, la toma de agua es limitada, y el aseo de los animales y de sus jaulas es de baja prioridad, lo cual causa un verdadero sufrimiento a animales como los elefantes, quienes suelen bañarse con frecuencia. La comida es a menudo igualmente limitada.

Climáticamente, el ambiente del circo es bastante diferente al del hábitat natural de los animales. Los meses calurosos del verano pueden ser especialmente duros para animales como los osos, mientras que otros, como los leones, en invierno sufren mucho el frío. George Lewis, en Elephant Tramp (La trampa del elefante), cuenta sobre el viaje con Ringling Bros. en el invierno: "Cuando fuimos a buscar a los elefantes, nos dimos cuenta de que el largo viaje había sido demasiado para una de las más ancianas, Queen. Estaba muerta, echada dentro del carro". Los veterinarios calificados para tratar animales exóticos no siempre están presentes o disponibles, y los animales han sufrido y se han muerto por no recibir la atención médica apropiada.



Durante la temporada baja de invierno, los animales utilizados en los circos deben permanecer en jaulas de viaje o en establos; algunos son guardados hasta en vagones. Pocos circos tienen los fondos o el deseo de invertir mucho dinero en albergues de invierno confortables, ya que la vivienda para la temporada baja es utilizada durante algunos pocos meses al año. Tal cruel reclusión física tiene un efecto muy nocivo física y psicológicamente sobre los animales. Un estudio realizado por la Born Free Foundation (Fundación Nacer Libre) descubrió que los elefantes encerrados destinan un 22% de su tiempo en acciones anormales, como  sacudir repetidamente su cabeza o balancearse, y los osos encerrados pasan alrededor de un 30% de su tiempo caminando de un lado a otro.


Actos innaturales en los circos

El castigo físico ha sido por mucho tiempo el método estándar de adiestramiento de los animales en los circos. A algunas especies les cuesta más que a otras adaptarse a las técnicas de adiestramiento y, como resultado de ello, sufren mucho estrés durante las sesiones de adiestramiento. Algunos animales son drogados para hacerlos "domables", y a algunos les sacan los dientes. La AWA no pone restricciones sobre cuáles deben ser los métodos de adiestramiento utilizados y, según el exdomador Pat Derby, "después de 25 años de observar y documentar circos, sé que no hay adiestradores de animales amables". Los patrocinadores de los circos se sorprenden con frecuencia al descubrir que hasta el famoso adiestrador Gunther Gebel-Williams ha sido filmado golpeando a los animales con látigos.



Un exempleado de Ringling Bros le dijo a la Elephant Alliance (Alianza Elefante) cómo el circo trataba a un animal: "Era una osa dulce, pequeña e inocente de color marrón que nunca hirió a nadie... pero algunas veces tenía problemas para balancearse sobre la cuerda floja. Entonces la golpearon con largas barras de metal hasta que quedó gritando y sangrando. Ella se volvió tan neurótica que se golpeaba su cabeza contra su pequeña jaula. Finalmente murió".
Un periodista del Hudson News que viajó con Ringling Bros. informó en un artículo publicado el 8 de agosto de 1986 sobre el "adiestramiento" de un chimpancé: "En repetidas oportunidades, lo golpearon con un garrote. Los golpes se podían escuchar fuera de la carpa del circo y los gritos desde más lejos todavía".


Los actos que los animales son obligados a realizar -osos que se balancean sobre pelotas, monos que manejan motocicletas, elefantes que se paran sobre dos piernas- son físicamente incómodos y representan conductas antinaturales. Los látigos, collares ajustados, bozales, picanas eléctricas, ganchos de metal puntiagudos y otras herramientas utilizadas durante los actos en los circos son el recordatorio de que los animales son forzados a actuar. Estas "actuaciones" superficiales no enseñan nada a la audiencia sobre cómo los animales se comportan en circunstancias naturales. Los animales en los circos son con frecuencia representados como feroces o estúpidos comparados con su "valiente" o "dominante" compañero humano; su verdadera naturaleza no es vista nunca.

Los animales contraatacan

Apenas se les presenta una oportunidad, estos inteligentes cautivos demuestran sus sentimientos con toda claridad. En 1994, Tyke, una elefante africana, se enloqueció en Hawai matando a su adiestrador e hiriendo a otras 13 personas antes de que la policía la matara de un disparo. Cinco días antes, Elaine (otra elefante del mismo circo) había encerrado a ocho niños y a sus padres debajo de un alambrado que separaba la primera fila de espectadores de la pista del circo. En abril de 1994, Sue, un elefante asiático del Circo Jordan, levantó a su adiestrador, Rex Williams, lo sacudió y luego se le paró encima, mientras se llevaba a dos niños. En mayo de 1993, mientras se encontraba en la granja de elefantes del circo Ringling Bros. en Gainesville, Florida, un adiestrador del circo murió por lesiones internas luego de que un elefante lo tirara al suelo y se le parara en el pecho.

http://www.youtube.com/watch?v=RNy97mV41qQ&feature=player_embedded

De hecho, desde 1990 al menos 11 personas han muerto y muchas otras han sido lastimadas por ataques de elefantes cautivos. Mientras el número tanto de humanos como de elefantes heridos se incrementa, el público ha llegado a reconocer que los animales exóticos no pertenecen a los circos ni a las jaulas, sino que pertenecen a sus tierras natales junto a sus familias. El Oficial Blaine Doyle, que tuvo que disparar 47 descargas sobre Janet, un elefante que enloqueció mientras llevaba a tres niños en su lomo, subrayó: "Yo creo que estos elefantes están tratando de decirnos que los zoológicos y los circos no son aquello para lo cual Dios los creó... pero nosotros no los estamos escuchando".

Una vida de soledad

Luego de que los animales alcanzan una edad en la cual no son más útiles para actuar, los relegan para siempre a cuarteles de invierno (generalmente jaulas) o los venden a otros circos, zoológicos, colecciones privadas de animales exóticos, granjas de juego (para ser usados como blanco para "recreación" o como carne "exótica"), o a veces a laboratorios de investigación. Generalmente terminan sus vidas no más pacíficamente o confortablemente que como las vivieron: en reclusión, bajo coacción y miseria.

Una industria en desaparición

A medida que más gente toma conciencia sobre la crueldad que implica forzar a los animales a actuar, los circos que utilizan animales están encontrando menos espacio para instalar sus carpas. El uso de animales en el entretenimiento ya ha sido restringido o prohibido en muchos países, incluyendo Suecia, India, Finlandia, Suiza y Dinamarca. En Inglaterra, a los circos que tienen actos con animales a menudo se les niega el uso de espacio público. Coquitlam y Langley en British Columbia sancionaron restricciones luego que un aro en llamas cayera sobre un tigre durante la actuación en un circo. En Estados Unidos, muchos gobiernos locales han prohibido actos con animales exóticos.

Lo que puedes hacer

Eliminar la explotación de animales sencillamente significa incrementar el uso de artistas humanos. Escriba a PETA (www.petaenespanol.com) para obtener información sobre las maneras de obtener la aprobación de restricciones a la exhibición de animales en su área.
No patrocine a los circos que utilizan animales. PETA puede proveerle de folletos sobre circos para ser distribuidos entre la gente si el circo llega a su pueblo.
Infórmese sobre las leyes protectoras de animales estatales y locales, e informe a las autoridades cualquier posible violación.
Lleve a su familia a ver solamente circos que no utilicen animales, como el Cirque du Soleil o el circo Pickle Family.

1 comentario: